Me cuesta creer en un hipotético o presunto favoritismo de los árbitros hacia ciertos jugadores de determinados equipos.

Sin embargo poniendo de antemano la lealtad y equidad de los señores colegiados les voy a contar un secreto…

En mis primeros inicios como futbolista cuando jugaba en el Brighton se dirigían a mi como: “Ey tú nueve, el de azul…” y cuando fiché por el Liverpool me llamaban por nombre y apellido: “Vamos Michael, no te tires Robin…”

Publicado por